Escuela Ecuménica denuncia exterminio humano en Gaza

Escuela Ecuménica denuncia exterminio humano en Gaza

Por medio de un pronunciamiento público, la Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión de la Universidad Nacional (UNA) manifestó su oposición a las acciones militares emprendidas por el ejército de Israel en el territorio de Gaza, en respuesta al ataque perpetrado por la organización Hamás contra el pueblo israelí, del pasado 7 de octubre.

El manifiesto, que consta de 11 enunciados, señala que, posterior al ataque de Hamás, la respuesta de Israel ha cobrado la vida de más de 30 mil personas –la mayoría civiles— de las cuales el 80% son mujeres y niños.

Actualmente, se discute en el plano internacional una propuesta de tregua que atenúe los anuncios que ha hecho el gobierno de Israel sobre una avanzada hacia la ciudad de Rafah, al norte de Gaza, sitio de concentración de aproximadamente 1,5 millones de palestinos.

Medios internacionales relatan que ayer fue una de las jornadas más mortíferas del ataque, cuando al menos 104 civiles palestinos perdieron la vida mientras intentaban acceder a ayuda humanitaria.

Mientras tanto, los ataques avanzan. En virtud de ello, la Escuela promovió el manifiesto el cual establece:

  • Su oposición total y completa contra todo acto que atente contra personas civiles, especialmente en espacios destinados a la protección y salvaguarda como hospitales, guarderías, campos de refugiados, sistemas de transporte público, comedores, rutas de ingreso de suministros necesarios para la vida como medicinas, alimentos, cobijas, iglesias y santuarios y otros espacios que, para el mismo efecto, están destinados a ser lugares en donde no hay ninguna acción vinculada a la guerra.
  • Rechazar decididamente los distintos mecanismos que preservan y sustentan la impunidad y la salvaguarda de aquellas personas que, como actores intelectuales o como personas obedientes a los anteriores, actúan en contra de la población civil en cualquier parte del mundo y en concreto contra las personas que hoy viven en Gaza.
  • Israel debe acatar las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) no solo porque este es un órgano que se constituye en mediador de crisis y solución temporal o total de conflictos, sino por los principios que esta institución sustenta en su estructura fundamental, es decir, la Declaración Universal de Derechos Humanos.
  • El Estado de Israel debe cesar el exterminio de la población de Gaza. Si no lo hace destruye todo principio de humanidad.
  • Hemos visto que, según sus intereses geopolíticos, las naciones que tienen el poder de hacerlo, deciden quién es genocida o quien hace o no genocidio, apartándose totalmente de lo indicado en los artículos 1 y 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por lo que, genocidio ha dejado de ser un modelo de destrucción de personas, pueblos y países, y lo han convertido en un concepto carente de lo que es humanidad.
  • En concreto, en la situación actual del pueblo de Gaza, hemos constatado que los países son capaces de poner sanciones a otros países de acuerdo con sus intereses estratégicos y económicos, pero, también son capaces de ser laxos y permisivos con países que les resultan aliados. Esto implica la destrucción de los principios de las leyes internacionales y reducen totalmente la concepción de lo que es ser humano.
  • Es claro para nosotros que las personas denominadas palestinas no han sido consideras humanas ni por el Estado de Israel ni por la comunidad internacional, advertimos por tanto que al hacer caso omiso de esta clara tendencia colaboramos con nuestra propia destrucción.
  • No puede la tradición cristiana en sus múltiples corrientes, aceptar, esta visión sesgada de lo humano, ni puede apoyar a un país o gobierno que asuma este tipo sesgado de juicio contra personas de una nacionalidad o etnia o religión, pues una vez destruido el principio fundamental de la identidad de todos los seres humanos frente al amor de Dios, la base de su fe pierde todo sustento.
  • Afirmamos que la lucha contra la idolatría que se sustenta en las Escrituras Cristianas y judías en la no construcción de imágenes de Dios es la afirmación de que la única imagen legítima de la presencia de Dios en el mundo es el ser humano que fue creado a Su imagen y semejanza; todo acto de violencia que se haga contra personas en las condiciones antes indicadas es un acto contra Dios.
  • Creemos firmemente que las diversas religiones o caminos hacia lo divino guardan en su tradición el amor por la vida y el amor a la persona próxima, la hospitalidad y el cuidado de las personas en estado de vulnerabilidad, el cuidado de la comunidad, sin esto no hay religión posible; por esta razón hacemos un llamado a las religiones a cesar todo apoyo a este tipo de actos de violencia, a denunciarla y señalar a las personas responsables, concomitantemente con la solidaridad con las víctimas.
  • En Gaza, honremos la vida, que cese el odio, la destrucción masiva y la muerte. Que desaparezca la indiferencia académica y religiosa ante los que hoy sufren y renazca la justicia y el cuidado común.

 Velada

Para motivar la reflexión en este tema, la Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión organizó una velada en el deck frente al edificio de la Facultad de Ciencias Sociales, la tarde de este 29 de febrero. Con velas artificiales y algunos alimentos y enseres, los asistentes simbolizaron la necesidad de ayuda humanitaria que miles de personas están requiriendo en este momento en la ciudad de Gaza.

El director de la Escuela Ecuménica, Alberto Rojas, manifestó que «hay destruidos hospitales, universidades, pero lo más lamentable es que se están destruyendo miles de vidas, situación que está siendo permitida por las naciones del mundo. Esto debe terminar si pensamos en el sufrimiento y el dolor que viven estas personas, pero además porque si nadie hace nada, el sistema internacional de convivencia podría desaparecer«.

 

Loading

Deja Tu Comentario
Comparte en Tus Redes Sociales Favoritas