饾悁饾惁饾悶饾惂饾悮饾惓饾悮饾惉 饾惒 饾悆饾悶饾悳饾惀饾悮饾惈饾悮饾悳饾悽饾惃饾惂饾悶饾惉 饾悎饾惂饾悮饾惄饾惈饾惃饾惄饾悽饾悮饾悵饾悮饾惉

Por Antonio Fern谩ndez

Director de Revista Doxa

Las redes sociales abren una ventana al mundo exterior, y por esa ventana tenemos el potencial de hacernos ver desde cualquier rinc贸n del mundo, pero visto de otra forma, cualquier desconocido puede vernos.

Probablemente, en un desplante de enojo ante un comentario del presidente Chaves, Jimena Rueda, hija de un magistrado y asistente en la Corte Interamericana de Derechos Humanos en ese momento, coment贸 鈥ya esto amerita un francotirador 鈥 en una de sus redes.

Para cualquier persona, pero principalmente para alguien que labore en una instituci贸n defensora de derechos humanos (siendo el derecho a la vida el principal) esto resulta totalmente inaceptable.

De momento, la joven ya perdi贸 su trabajo (tras presentar renuncia), dos reconocidos penalistas como Jos茅 Miguel Villalobos y Juan Diego Castro se帽alaron delito de amenaza, al tiempo que muchos usuarios repudiamos la publicaci贸n de la joven.

Por mi experiencia en redes sociales considero que en estos casos, independientemente de lo legal, lo m谩s recomendable es retractarse p煤blicamente, m谩s si la persona involucrada en esta situaci贸n es figura p煤blica.

驴饾悁饾惁饾悶饾惂饾悮饾惓饾悮 饾惃 饾悵饾悶饾惉饾悶饾惃 饾悵饾悶饾惀 饾惁饾悮饾惀?

Independientemente de las diferencias pol铆ticas o ideol贸gicas que podamos tener, no hay justificaci贸n alguna para querer muertos a los de la acera de en frente.

Sin embargo, en los Tribunales de Justicia no se debate lo 茅ticamente bueno o malo, sino que se aplica la ley.

Conversando con un penalista sin sesgo pol铆tico que prefiri贸 mantener el anonimato, me indic贸 que para que exista una amenaza esta debe ser directa, probable y tener como objetivo intimidar a la v铆ctima.

Expresiones como: 芦ojal谩 a fulanito lo parta un rayo禄, o 芦espero que fulanito sufra alg煤n percance antes de cantar en un concierto禄, manifiestan deseos perversos contra una persona mas no una amenaza, ya que quien emite el deseo perverso no es quien ejecutar铆a la acci贸n.

En el caso de Jimena Rueda indudablemente hay un deseo perverso contra el presidente, el de que un francotirador lo fulmine.聽 驴Pero se puede deducir que ella contratar铆a a uno?聽 De darse una denuncia ser铆a interesante ver el desenlace.

饾悗饾惌饾惈饾悮饾惉 饾悁饾惁饾悶饾惂饾悮饾惓饾悮饾惉

La violencia en la pol铆tica costarricense no es un tema nuevo, pero durante esta administraci贸n hemos visto un incremento de los casos, tanto de amenazas como manifestaciones violentas.

Un hombre que ingres贸 a las barras legislativas y amenaz贸 a varios diputados hoy se encuentra descontando prisi贸n preventiva por tales actos, la creadora de contenido Yendry Quir贸s rechaz贸 una conciliaci贸n con el diputado Ariel Robles al que amenaz贸 con sacarle el sirope, y el adulto Alexis Salas Garita fue allanado tras amenazar a magistrados, y pese a lo anterior ha realizado otras declaraciones violentas contra otros diputados.

Tampoco debemos olvidar las amenazas contra diputados que revel茅 en Doxa CR con capturas y audios proporcionados por personas afines al gobierno pero que repudiaban la violencia.

La violencia pol铆tica en Costa Rica es un preocupante signo de una democracia enferma, donde no hay espacio para di谩logo pero si para rencores, debe condenarse tanto si se emite contra pol铆ticos que nos agradan o representan, tanto como se emite contra pol铆ticos que nos desagradan.


Antonio Fern谩ndez

Loading

Deja Tu Comentario
Comparte en Tus Redes Sociales Favoritas